Alma y fotografía

Foto: Javier Semprún

“Dios hizo la luz no solo para mostrar al mundo que somos bellos,

sino para que podamos descubrir la belleza que hay en el mundo”.

F. Hendersson Miles, 1962 

 

Querido agente Smith:

Hoy he puesto de salvapantallas en mi ordenador una foto netamente urbana de Casandra y Martina, mis nietas, como usted ya sabe, apoyadas en un muro colorido y sucio de pintadas cuya interpretación dejo a sus expertos de la agencia.

Por su actitud se desprende que no estaban por la labor de ponerse para otra foto y supongo que tiene una explicación. Imagino que se debe a que entre su madre, sus abuelos, sus tías, sus primas y no sé quién más, hemos sobrepasado de largo el I.F.I.NN. de ambas y su ánimo se resiente. El IFINN (Índice de Fotos Inolvidables de los Niños) es un  baremo  desarrollado por el doctor Eissenghendeldorf, director del Departamento de Psiquiatría Familiar de la Universidad de Liepaja (Letonia), que indica el número máximo de fotos que soporta un niño o una niña a lo largo de sus cinco primeros años de vida antes de empezar a mostrar síntomas  de rechazo o alergia. El equipo de “Eyssi”, que es como llaman cariñosamente al profesor Eissenghendeldorf en “La Matrioska Discreta”, una alegre cantina del puerto de Liepaja, se propuso revisar el “Bimax” de Andorlinni, y fruto de su investigación es este nuevo baremo.

(Sigue leyendo en e-book)

Anexo 2:

Concluida esta misión de vigilancia, tanto el agente Williams como yo nos tomamos un descanso, lamento haber dado la impresión de que mi compañero se comportaba inapropiadamente. Es un excelente fotógrafo capaz de retratar mi alma y no mis curvas, me ha enamorado.

 

Anexo 3:

En efecto, los de Hendersson Miles era mentira. La página de Wikipedia es un montaje.

 

Anexo 4:

O no…