Talento y dolor

Foto: Paloma Álvarez

 “Sofía Poliatinova sobrevivió a la deportación en el koljós a  pesar de su talento, pues cada vez que éste se dejaba ver en cualquiera de sus acciones, Pitre Lugarov, el comisario, tomaba nota e incrementaba su odio hacia aquella mujer… el hambre que, perenne, apretaba como fiera su estómago incluso cuando comía fue su mejor consejero para no atraer más odio del necesario y vivir un día más cada día en aquel largo invierno en la estepa”

F. Hendersson Miles (“Estepa y olvido”, 1963)

 

 

Querido agente Smith:

 

No sé si me va usted a creer, y eso que a fuerza de espiarme ya debe haber descubierto que no suelo mentir, pero es así. A Casandra, la menor de mis nietas, usted ya sabe, “le duele la tripa de tanto talento”. Lo dice en su peculiar modo de decir las cosas, que convenientemente congelado en el tiempo bien podría ser estudiado como una prueba viviente del origen indoeuropeo de las lenguas peninsulares. 

 

(Sigue leyendo en e-book)