Amistad, tiempo e invención

Foto: Casandra Culebras

Y cuando en las noches quietas y frías dirigía el hocico hacia alguna estrella y aullaba como un lobo, eran sus antepasados, muertos y ya convertidos en polvo, los que dirigían el hocico a las estrellas y aullaban a través de los siglos.  

(“La llamada de la selva”, Jack London)

 

 

 

 

 

Querido agente Smith:

Lamento tener que comunicarle que Draco se fue. Se lo digo porque no es algo que hayamos comentado en la familia con frecuencia, quizás por ahorrar a las pequeñas algunos gestos de pena o palabras que contribuyeran a añadir dramatismo a la que sin duda es su primera gran pérdida, especialmente para Martina, la mayor, como usted sabe.

Draco era un perro extraordinario, y no solo por las cosas que pudo llegar a aprender, que fueron muchas, curiosas y variadas. Ignoro si tuvo una infancia plena de energía agotadora como cabe esperar de todo cachorro, pues venía en el pack con la que con el tiempo se posicionaría en la vida como la madre de estas dos niñas preciosas de las que no dejo de contarle cosas, ya le dije que en usted la CIA me regalaba el sueño de todo escritor: un lector constante, fiel y, qué se le va a hacer, obligado.

Me pesa que todo lo que haya podido usted concluir a través de mis cartas acerca de este animal guardara relación con su habilidad para la emisión silenciosa de gases de efecto lacrimógeno y no de su capacidad para escuchar, para entender, para comunicar. En sus últimos meses nos mirábamos como únicos conocedores de los estragos de la edad en aquel hogar pleno de juventud e infancia, y en sus ojos de bóxer tan humanos aprendí, de nuevo, que las cosas se aceptan como vienen y que resignarse no es rendición, solo serenidad.

La buena educación se basa en algo más que en saber poner la espalda recta cuando uno se sienta a la mesa. La buena educación tiene mucho que ver, es cierto, con el comportamiento en sociedad, con el trato respetuoso a las personas, con el respeto a uno mismo. Pero educación es también formación. Y la formación será más fértil si el cerebro, además de en contenedor de información y gestor de sentimientos, se convierte en llave maestra para la constante apertura de puertas a mundos nuevos, a territorios escondidos tras las leyes de la física, a la exploración del yo y del otro. Para iniciar esta senda suele ser bueno estimular el pensamiento mágico, tan a flor de piel en los niños y en los nacionalistas de nuevo cuño, todo sea dicho.

Así que Martina, la mayor usted ya sabe, echa de menos a Draco, como no podía ser de otro modo. Pero no está triste porque, al igual que el personaje de Jack London, sabe que ahora es una de esas estrellas que jalonan el cielo en las noches despejadas. Ella te lleva a la ventana, señala una estrella y te dice que Draco está ahí. Un sitio diferente, por cierto, al que habitan esas personas cuya ausencia nota en el esquema familiar, ahora que empieza a comprender que su abuela es la madre de su padre, que su padre es hermano de su tía, la cual es a su vez hija del abuelo. Y claro, echa cuentas y no le salen, porque le falta un padre de su madre al que también llamar abuelo, y sabe que su madre tiene abuela pero su padre no…

De esta forma, va construyendo un panteón familiar a base de ausencias que procura no mezclar con el cielo estrellado en el que espero poder enseñarle, alguna noche, a localizar y ver la constelación de Draco jugueteando entre la Osa Mayor y su cría; también a localizar Orión, arquero en plena batalla para rescatar a las Pléyades de la furia del Tauro. Eso si no se lo explican antes sus padres, pues en cuanto reúnen unas horas libres sienten la llamada de la selva como arapahoes enfurecidos cuando el corte de luz les deja sin el intermedio de la Superbowl, y se marchan a ver gamos, estrellas, nieve o piedras raras. A respirar, diría yo.

En fin, amigo Smith, sé que su entrenamiento como defensor en primera línea del modo de vida americano incluye grandes dosis de relativismo acerca del hecho de la muerte. Uno no puede ir derribando centinelas con certeros golpes de karate en la nuca, ni ametrallando cuerpos de guardia por docenas, para tener que preocuparse de si los malos viven o mueren, si tienen niños o perro, o por si dejan a sus deudos las facturas bien pagadas, ya que un agente que se precie no está para chorradas sentimentales que debilitan el poder de su nación. Solo quería compartir con usted que hoy busqué la foto de Draco y Martina junto al río y traté de acentuar la intemporalidad de una amistad hermosa que desafía al tiempo como el aullido de Buck, el perro que “en las noches quietas y frías dirigía el hocico hacia alguna estrella y aullaba como un lobo”.

Martina, la mayor, usted ya sabe, aullar no aúlla; pero de vez en cuando busca una estrella y saluda a su amigo. Casandra, la menor, como le digo, convive más estrechamente con Orión, que también se ha quedado sin su compañero y maestro, pero nos cuesta pensar que ellos sienten igualmente el misterio amargo del más allá. ¿Qué si no encierra el largo aullido del lobo en la noche boreal?

 

 

Anotación 8/XXX/18

Agente Yolanda Samuelson – Seguimiento de dispositivos – Objetivo 674

 

Incidencia: Difusión de una foto retocada digitalmente en la que se aprecia a una niña y un perro en la ribera de un río. La niña es la imagen en clave del comando Martina, usted ya sabe. El animal es icono de Draco, una de las unidades investigadas por la supuesta fabricación de gases paralizantes (Ver anotación 5/xxx/18).

Datos: Todo parece indicar que Objetivo 674 informa al supuesto agente Smith del revés que habría supuesto la pérdida o desmantelamiento de una de sus plataformas de apoyo, denominada Draco, que trabajaría más estrechamente con el comando Martina, la mayor, usted ya sabe.  Según esta nota interceptada, una segunda plataforma, nombre clave: Orión, suministraría o apoyaría al comando Casandra, la menor, como le digo.

Objetivo 674 explica que el comando Martina, la mayor, usted sabe, ha recibido instrucciones de la organización para dirigir su atención hacia un punto situado “en las proximidades de la estrella Polar”, es decir, hacia el Norte. La identificación de Draco con la constelación del Dragón podría indicar que el próximo objetivo está ubicado en Gales, justo en la perpendicular norte con Cuenca, posiblemente Cardiff. Por sus referencias a la educación y al “pensamiento mágico en niños y nacionalistas de nuevo cuño”, creemos que la amenaza apunta a uno de sus cuatro centros universitarios, donde se popularizan los estudios acerca de la cultura celta como base de un movimiento independentista similar al escocés.

La referencia a los arapahoes podría denotar contactos con organizaciones indigenistas americanas enfrentadas a las multinacionales por la instalación de infraestructuras energéticas. La mención a la Superbowl, en la que los Patriotas fueron derrotados por las Águilas, sería una confirmación de acuerdo que incluiría acciones por parte del comando “Casandra, la menor, como le digo”, apoyada por la plataforma Orión.

 

Nota 1: Seguimos esperando que Langley confirme la identificación del supuesto agente Smith, experto al parecer en artes marciales, con mente fría y calculadora.

Nota 2: Aunque parezca mentira, la cita de Jack London es correcta. No así su interpretación.

Nota 3: Williams lleva sin aparecer desde la derrota de los Patriotas. Creo que el hecho de que hubiéramos cruzado apuestas, ganadas por mí, debería ser tomado como un indicio preocupante. Si no aparece, pido permiso para cambiar su denominación en clave a “rata tacaña”.

 

Seguiremos investigando.